Crumble de manzana

en

Para los que no lo conozcáis, el crumble es un pastel típico de Inglaterra que consiste en una base de frutas (principalmente manzana) recubierta de una capa crujiente preparada con azúcar, harina y mantequilla, está buenísimo pero necesitamos una versión más saludable, así que manos a la obra  😉

Pensé que no podría conseguir la textura exacta pero estoy bastante contenta con el resultado, de hecho me gustó más con el toque de almendras que incorporé.  Esta vez os pongo la relación de ingredientes para una fuente de crumble.

Ingredientes

  • 1 taza de harina de avena (se puede comprar ya en forma de harina o triturar los copos de avena, como he hecho yo)
  • 2/3 de taza de harina de almendras
  • 7 dátiles
  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen
  • 3 Manzanas
  • Canela

Preparación

  1. Precalentamos el horno a 180º.
  2. Pelamos tres manzanas o cuatro si son pequeñas y las cortamos en dados. Las colocamos en una fuente de horno y las mezclamos con canela al gusto.
  3. Colocamos los 7 dátiles sin pepita en un vaso con un poco de agua. Cocinamos en el microondas durante 1 minuto. Escurrimos y reservamos.
  4. En un bol, preparamos la masa mezclando los dátiles, la harina de almendras, el aceite de oliva y la harina de avena. Amasamos con las manos, si queda algún trozo de dátil entero, no pasa nada, le quedará genial a la mezcla.
  5. Cuando hayamos conseguido una textura de arena mojada, la colocamos en la bandeja de horno sobre las manzanas.
  6. Horneamos durante unos 15 minutos.
  7. Dejamos enfriar y consumimos.

Si os gustan los frutos rojos, no dudéis en ponerle unos pocos junto con la manzana, le dan un buen toque 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *