Control de peso corporal

El empleo de la educación nutricional permite una bajada de peso constante y mantenida en el tiempo. 

 

El empleo de dietas cerradas funciona durante periodos de tiempo pequeños, pero a largo plazo se acaba dejando la pauta y volviendo a la alimentación anterior, lo que se traduce en la aparición del temido efecto rebote. Para evitar este fenómeno, se deben cambiar los hábitos alimentarios de manera progresiva, para así conseguir la alimentación que se desea sin apenas esfuerzo.

Durante las consultas se fijan objetivos a corto plazo para modificar la alimentación del paciente de manera paulatina y personalizada. Siguiendo los objetivos, se consigue una pérdida de peso semanal, sin apenas esfuerzo y sin pasar hambre.